<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11831251\x26blogName\x3d%C2%A1No+me+digas,+Teodoro!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/\x26vt\x3d7523599125756527251', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
¡No me digas, Teodoro!
Una bitácora dirigida a desentrañar si los editoriales de Teodoro Petkoff en el diario TalCual son de una forzada objetividad, de un cinismo descarado o sencillamente son una guachafita

martes, abril 12, 2005

El poder de las listas negras
La serie de artí­culos que Teodoro Petkoff viene publicando en TalCual tiene varios méritos que vale la pena destacar.


Primero y principal, por supuesto, es el poner en primer lugar (y en primera plana) "los casos" que vienen a ser un solo Gran Caso: la segregación por razones polí­ticas. En este caso en particular, aquellos que son despedidos o rechazados por haber firmado para solicitar un Referendo Revocatorio Presidencial. La "lista negra" ha constituido tal escándalo que hasta en la Asamblea Nacional se ha planteado dictar una ley ad hoc para impedir ese tipo de discriminación.


Por otro lado, está un casi imperceptible cambio en el Reino de la Objetividad Objetiva Objetivizada?. Efectivamente, de una u otra manera en los editoriales podí­amos ver cómo se planteaba cualquier tema haciendo acusaciones tangenciales hasta el punto de ser impersonales, es decir, no se acusaba directamente a nadie. Obviamente en algunos casos sí­ ha habido nombres, apellidos y señas particulares. Pero nos referimos a aquellos casos cuando se tiene el nombre en la punta de la lengua pero se reprime. También están los casos en que pareciera suponerse la buena fe del innombrado hasta el punto de pensar que el editorialista está caí­do de la mata, o se está haciendo el loco o...


Pero en el editorial CASO 2 / Fonacit / VETADA POR FIRMAR vimos lo increí­ble, lo inconcebible, Teodoro el Objetivo se permite hacer una apreciación subjetiva, doblemente grave por ser totalmente infundada:


Por cierto, ahora se la puede llamar así­ [bicha, a la Constitución], con toda propiedad, porque la connotación que posee hoy el término no es la que Chávez quiso darle inicialmente al denominar cariñosamente "bicha" a su constitución, sino la otra, esa que todos conocemos y que, ahora está claro, es la que realmente Chávez tení­a en mente cuando acuñó el apodo.

(Negritas mí­as)

Algunos, al llegar aquí­, pueden pensar que se trata de una mamadera de gallo mí­a o que estoy fabricando un tema muy halado por los pelos, pero para quienes han seguido los editoriales de TalCual notarán que el editorialista le está atribuyendo a una persona, sin base alguna, ideas que supuestamente pensó. Ni al hacer las acusaciones más graves en otros casos, que yo recuerde, se llegó a afirmar que fulano hací­a tal o cual cosa porque "supuestamente" habí­a pensado esto o lo otro. Sólo se analizaban los hechos. Por ejemplo, no hace mucho, Teodoro habló del Decreto 3.444 de una manera tan aséptica, que olí­a a podrido. En ningún momento se le ocurrió decir, mencionar o insinuar que el gobierno tení­a intenciones ocultas con dicho decreto o con la reforma general educativa. Sólo dijo que era una "buena ocasión" para replantearse esos temas. Punto. Que no habí­a que caer en histerismos. ¿Segundas intenciones? Por ningún lado.


Seguiremos de cerca esta "evolución" teodoriana, porque de seguir por ese camino, esta bitácora no tendrá sentido.

Descarga de Klaus Meyer a las 3:21 p. m.

1 Retruques:

Anonymous glago dijo...

un vistaso a tu blogs.

3:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home


© Copyright 2005. NmdTeo. Todos los derechos reservados