<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11831251\x26blogName\x3d%C2%A1No+me+digas,+Teodoro!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/\x26vt\x3d7523599125756527251', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
¡No me digas, Teodoro!
Una bitácora dirigida a desentrañar si los editoriales de Teodoro Petkoff en el diario TalCual son de una forzada objetividad, de un cinismo descarado o sencillamente son una guachafita

martes, mayo 24, 2005

Cada corazoncito tiene su posada
Apelando a mi memoria (confiable hasta ciertos límites) me parece recordar que algún tiempo atrás un tal señor Ballestas fue detenido en Venezuela y su extradición fue solicitada por Colombia por estar asociado a la guerrilla terrorista de ese país. Dicho señor Ballestas solicito asilo en Venezuela y el editorialista de TalCual dijo que debía considerarse esa solicitud. Claro, estaba de acuerdo en que elseñor Ballestas debía extraditarse, pero la solicitud de asilo estaba primero y mas aún (y cito de memoria) "cuando se trataban de delitos poíticos". Si, claro, nadie negaba, y menos el editorialista, que el señor Ballestas había cometido crímenes, pero, por alguna razón, debía considerarse el componente político y el asilo por parte del gobierno venezolano.



Ahora bien, en el editorial No hay ?way?: Tienen que extraditarlo, ¿ven ustedes alguna referencia al derecho de Posada Carriles a solicitar asilo? Aunque se menciona la naturaleza "política" de sus delitos, ¿por qué se termina haciendo énfasis en lo de "terrorista" (que lo es, nadie lo niega)?



No estamos seguros si el editorialista mencionó que también debía considerarse que el señor Ballestas había cometido el delito de uso de identificación falsa y que debía antes pagar pena por ello en Venezuela pero, ¿algo se menciona sobre que Posada Carriles entró ilegalmente a los EEUU y eso sería una razón para enjuiciarlo y encarcelarlo por allá antes de decidir sobre la extradición? ¿No se menciona? Qué raro.

Descarga de Klaus Meyer a las 9:01 a. m.

miércoles, mayo 11, 2005

Cumbre Tun-Tun
Tenemos tanta tela que cortar que no sabemos por dónde empezar. La Cumbre Árabe-Latinoamericana que acaba de concluir en Brasil, como reseña TalCual, es emocionante, pero nada más.


Poner esperanzas locas en dicha cumbre queriendo ver más allá de lo que hay, sólo sirve de proyección al editorialista antes que describir una realidad. Si bien la realización de la cumbre no estuvo "determinada por los intereses de algunas de las potencias", si lo estuvo por algunas de las fuerzas subyacentes encarnadas en las potencias y en la guerra fría. Primero y principal no podía faltar el anti-yanquismo, no sólo del tipo ramplón expresado por algunos de los asistentes, digamos el anti-yanquismo de rigor, sino también por los propios organizadores de la Cumbre (BBC: "Estados Unidos quería asistir a la cumbre árabe-suramericana, pero la cancillería brasileña le dijo que 'podían verla por televisión'). Con esa actitud, ¿qué podemos esperar de la susodicha cumbre?


Una reunión eminentemente comercial, como lo admiten sus organizadores amalgamada, además, por la condición "anti-" (-yanqui, -globalización, -occidental --dejando de lado un par de casos, entre ellos Irak que pertenecía a la Liga Árabe incluso antes de Sadam Husein) de los invitados, no debería excitar tanto los ánimos. Como decíamos las fuerzas que antes eran canalizadas por un bando en la guerra fría siguen ahora actuando por su cuenta (pura casualidad que la cumbre se realizara en Brasil, cuna del Foro de Sao Paulo, fundado por el Partido de los Trabajadores, que llevara a Lula da Silva al poder).


Como lo admite el editorialista, se han celebrado "cumbres" y alianzas parecidas antes (cita el caso de Julius Nyerere), ¿qué le han dejado al mundo tales iniciativas? ¿Cuál es el paradigma (económico, social) que las animó? ¿Sirvió de algo su visión del mundo? Julius Nyerere comenzó con su Socialismo Africano (parece que todos tienen un socialismo que inventar) para terminar abrazando todo lo contrario. La cumbre Árabe-Latinoamericana, ¿de dónde parte, hacia dónde quiere ir y cómo piensa llegar? Estas son las preguntas importantes y no la sensiblería de emocionarse con una cumbre "hecha por y para tercermundistas".


Y para no olvidar la nota "mete-pata", Teodoro nos quiere demostrar la facilidad de tender lazos árabe-latinoamericanos mencionando la numerosas y abundantes colonias árabes en este continente. Todo muy emocional, si dejamos aparte el detalle que una de las mayores colonias en Venezuela es la libanesa, que terminó aquí porque otro país árabe, Siria, invadió el suyo hace más de tres décadas. Una gran muestra de hermandad entre paises árabes.

Descarga de Klaus Meyer a las 2:22 p. m.

lunes, mayo 09, 2005

Congestión
Es un detalle curioso que el último editorial de TalCual se titule de manera casi exacta a como el blog Batiburrillo afiliado a RedLiberal se refiriera a la "cogestión" de empresas. Como dudamos que Teodoro Petkoff lo haya leído, vale la pena destacar la coincidencia por aquello que Umberto Eco llamara "poligenesis".


Con la idea de cogestión, que es interesante y de la cual existen experiencias importantes en algunos países, en especial en Alemania, ya algunos vivillos descubrieron como vivirle la parte al Presidente
...
La cogestión es una idea potencialmente fecunda (la verdadera, no esa caricatura que inventaron los adecos, con los sindicalistas transformados en directivos millonarios de las empresas del Estado) y de delicada y cuidadosa implementación, pero si se la aplica a la manera Tinaquillo o con los delirios utopistas de Alcasa, el resultado será un terrible fiasco, que desacreditaría quizás para siempre las experiencias de participación de los trabajadores en la gestión de las empresas.


Y hasta aquí las coincidencias con el blogger europeo, porque éste afirmaba totalmente lo contrario, que la "cogestión" es inoperante. Lástima que el editorial de TalCual no sea una bitácora para que así colocara los enlaces pertinentes que nos llevaran a esos ejemplos "exitosos" de cogestión alemana y no nos dejara a la expectativa.


ACTUALIZACION: Añadimos el enlace al artículo mencionado del blog español Batiburrillo que nos fue enviado por el autor del mismo; gracias, Smith.

Descarga de Klaus Meyer a las 2:52 p. m.

miércoles, mayo 04, 2005

La Lista Negra de Zapatero
En esta bitácora ya he expresado mis respetos por la encomiable labor emprendida por Teodoro Petkoff a través del diario TalCual sobre el tema de La Lista Negra de Tascón, por lo tanto pido por favor que no se tome a mal o como una "distracción" el siguiente post, sino más bien como una oportunidad, ya que el editorialista no está tratando ningún Tema Teodoriano, para conocer más a los supuestos aliados de la democracia venezolana.


Ya habíamos comentado anteriormente sobre la figura de José Luis Rodríguez Zapatero (recién me percato que se llama igual que "El Puma") y su talante "democrático" ya que le preocupa mucho el "deterioro del diálogo, la conversión del adversario en enemigo". Vía Libertad Digital me entero como su gobierno practica el diálogo y no convierte al adversario político en enemigo:


Cuando se echa un órdago, se echa para ganar, cuando se ofrece un pulso, se ofrece para demostrar que el contrario está en inferioridad de condiciones. Eso es, al menos, lo que dicta el sentido común. Con la vicepresidenta De la Vega debe, sin embargo, obrar en sentido contrario porque ni 24 horas ha tardado Esperanza Aguirre en aceptar el reto y demostrar que, efectivamente, Madrid está siendo ninguneada y marginada desde que Zapatero gobierna. Veamos cuál es la memoria de agravios que ayer presentó la presidenta de la Comunidad de Madrid.


- Constitución Europea: no se firmó en Madrid por razones desconocidas


- Actos públicos: la Comunidad de Madrid ha dejado de existir en muchos actos que convoca el Gobierno central


- Infraestructuras: Ha disminuido un 25% la inversión en infraestructuras como por arte de magia. En infraestructuras ferroviarias la reducción es aún mayor, un 52%. A tanto ha llegado la cosa que en El Molar, pueblo por el que pasa la A-1, han acuñado un pareado que dice "No hay talante sin variante"


- Detención de militantes: por aparecer en una foto junto a José Bono, dos militantes del PP de Las Rozas fueron interrogados por la policía.


¿Tiene suficiente la vicepresidenta? Porque se puede ampliar la lista.

Descarga de Klaus Meyer a las 3:41 p. m.

martes, mayo 03, 2005

La "otra" izquierda
Aprovechando que Teodoro Petkoff está dedicando varios y muy buenos editoriales a la situación actual del país, voy a comentar algunos artículos publicados en TalCual antes de la creación de esta bitácora. Este tratará sobre uno de los Temas Teodorianos más queridos por nuestro editorialista: "La" izquierda, es decir, "la que es", no confundir con "otras" izquierdas que, aunque coinciden en los fines, difieren en los métodos. Sobretodo no tengamos el mal gusto de relacionar los "productos" de esas "otras" izquierdas con "la" izquierda. En fin, avancemos.



Tabaré Vásquez asumió ayer la presidencia de Uruguay. Corona así el Frente Amplio, variopinta coalición de izquierda, una larga y esforzada lucha de 34 años, que la llevó desde la clandestinidad bajo la dictadura militar -a cuya derrota mucho contribuyó- hasta la formidable victoria electoral que le ha dado no sólo la presidencia del país sino el control del parlamento.


"Variopinta coalición de izquierda". Ex integrantes de los dos partidos tradicionales (Partido Nacional y Partido Colorado), socialistas marxistas, comunistas, ex guerrilleros tupamaros. En resumen un "Polo Patriótico" uruguayo, pues. Imagínense los favores que tiene que pagar y a quienes.



Marca este episodio un momento más del copernicano viraje hacia la izquierda que se viene dando en Latinoamérica desde hace pocos años.


Es decir, ¿que antes creíamos que la izquierda giraba alrededor de * y ahora descubrimos que es que * gira alrededor de la izquierda? Metáforas así siempre me han fregado.



Después de décadas de dictaduras militares y democracias populistas, que dejaron un legado de degradación institucional, corrupción y un crecimiento económico precario y contradictorio, que produjo las sociedades más desiguales del planeta, y a lo cual se añadió el fracaso de las reformas de signo neoliberal (más que todo porque, terminaron siendo una variante igualmente corrompida e institucionalmente envilecida de las experiencias anteriores), los pueblos del continente han colocado sus esperanzas en el otro lado del espectro político, el izquierdo.


Y aquí me entero que las "democracias populistas" no eran de izquierda. Es decir, por limitarnos al caso venezolano, que los partidos socialcristiano COPEI y socialdemócrata AD no son de izquierda ni socialistas. No importan que hayan aplicado todas las recetas socialistas fracasadas del mundo, enterémonos, no son "izquierda".



Sin embargo, la izquierda, como la derecha, posee diversos matices.


¡Aaaah!



Grosso modo, tenemos dos izquierdas en el continente. Cada una, internamente también con no pocas particularidades específicas y diferentes entre sí.


La cosa se pone buena.



Una de las dos grandes tonalidades de la izquierda, que vive la tensión permanente entre el compromiso ideológico y el sentido práctico y pragmático a que obliga el realismo político, duramente aprendido de las lecciones de los fracasos de la estrategia armada de los 60, 70 y 80 así como de las frustrantes experiencias de los gobiernos de Allende en Chile y del sandinismo en Nicaragua, es la que hoy tiene como exponentes principales a los gobiernos de Lula, Lagos, Kirchner, ahora Vásquez y, con un perfil más bajo y todavía más hacia el centro que los anteriores, a los gobiernos de Leonel Fernández en Santo Domingo y de Martín Torrijos en Panamá. Habría que incluir en este grupo también al gobierno de Guyana.


Una de las izquierdas "vive la tensión permanente entre el compromiso ideológico y el sentido práctico y pragmático", pero nos queda la duda de hacia dónde se resuelve dicha tensión. Mezclar a Ricardo Lagos, ignacio "Lula" da Silva, "ex" radicales con el justicialista Kirchner y los "centristas" Fernández y Torrijos poco aclara. Aún más cuando tenemos la gran ausencia: Chávez. ¿Ahora resulta que Cávez no es "izquierda"? Poco importa que los otros presidentes de "izquierda" se sientan hermanados con Chávez, éste no figura en el cuadro. Esto nos lo "aclara" el editorialista más adelante.



Al otro lado de éstos pueden ubicarse las posturas de Fidel Castro y de Hugo Chávez. No obstante, aunque entre estos dos personajes y los movimientos políticos que los sustentan también se dan importantes diferencias y sería un error equipararlos, constituyen un emblema latinoamericano de esa izquierda decadente y anacrónica en sus concepciones, asociada a una cierta nostalgia del turbio y siniestro esplendor del modelo soviético.


Aquí el asunto se empieza a poner peliagudo porque se monta en una muy delgada línea de separación entre las dos izquierdas. No importa cuanto la "izquierda que es" se separe de la "que no es". Le debe mucho de su triunfo y su estabilidad a las alas "radicales" y debe pagarles por sus servicios. Por ejemplo, uno de los primeros actos de Tabaré Vázquez fue restablecer relaciones con Cuba a las dos horas de tomar posesión del cargo. O en clara demostración del más rancio cepalismo planea estatizar las aguas, aunque luego trata de aplacar la espantada "eximiendo" a algunas empresas de la expropiación.



Y en medio de esta irresponsabilidad de pagar a sus colaboradores radicales, ¿deben estos presidentes, cuya meta es mantenerse en el poder, ir en contra de sus socios? ¿Dónde está el límite que no están dispuestos a cruzar? Cuando sus políticas populistas no produzcan el resultado esperado y el electorado se les voltee, ¿seguirán adelante o cederán cada vez más terreno al radicalismo para mantener su imagen y sus puestos?



El continente que viró hacia la izquierda se debate entre ambos polos y cada uno de ellos, a su vez, posee a lo interno la misma contradicción, en mayor o menor grado. Esa polémica, a ratos ruidosa pero por lo general asordinada, va a ser zanjada, sin duda, por el desempeño de sus respectivos representantes y en este sentido todo indica que la tendencia apunta al éxito de la izquierda práctica, que sin la estridencia radicaloide de la otra, comprende que el cambio social pasa por el crecimiento económico y por el fortalecimiento de la democracia.


Aquí los buenos deseos y las vanas esperanzas pretenden zanjar el dilema a favor del bueno de la película. Porque no sabamos cómo el crecimiento económico se producirá por la enésima reedición del cepalismo ni cómo la democracia se fortalecerá debilitando los derechos de los ciudadanos.



Aunque el sex appeal romántico y los chorros de adrenalina que provoca la versión castro-chavista de la izquierda encuentra eco en algunos países donde la izquierda parece lista para acceder al poder (Nicaragua, El Salvador, Bolivia), sus experiencias concretas no son nada estimulantes: de un lado, el país arruinado y totalitario que es Cuba, y del otro, la confusa ?revolución bolivariana?. En todo caso, Latinoamérica está alumbrando un nuevo capítulo de su historia, ya no determinado por las contingencias de la Guerra Fría sino a partir de sus propias circunstancias y de su largo y torturado devenir.


Pues Cuba ha estado arruinado y ha sido totalitario por décadas sin que haya decaído para nada su fama y hasta hoy sido siendo el ejemplo del "mar de la felicidad" hacia donde debemos dirigirnos. ¿Qué otra cosa indica sino tanto respaldo de la "izquierda" latinoamericana al régimen cubano? Todos estos presidentes democráticos de "izquierda" restablecen o establecen relaciones con Cuba sin contraparte. Ellos democráticamente dan y Castro democráticamente aplasta al pueblo cubano; ellos siguen dando y Castro sigue aplastando. Conclusión: Cuba es tan buena que no hay que tocarla. ¿Confusa ?revolución bolivariana?? Quizá, pero estos presidentes están clarísimos, mientras puedan hacer negocios con la "confusa revolución" todos sus principios democráticos socialistas de justicia, libertad y solidaridad reposan en el recuerdo porque no se les ve por ningún lado.

Descarga de Klaus Meyer a las 3:08 p. m.


© Copyright 2005. NmdTeo. Todos los derechos reservados