<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11831251\x26blogName\x3d%C2%A1No+me+digas,+Teodoro!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/\x26vt\x3d7523599125756527251', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
¡No me digas, Teodoro!
Una bitácora dirigida a desentrañar si los editoriales de Teodoro Petkoff en el diario TalCual son de una forzada objetividad, de un cinismo descarado o sencillamente son una guachafita

lunes, febrero 20, 2006

El mismo perro...

El marxismo de Petkoff
Emeterio Gómez


[...] Petkoff escribió el lunes un editorial [1] "De Ceresole a Dieterich" que da dolor. ¿Cómo hacerte entender, Catire, que no hay mayores diferencias entre el nivel intelectual del pobre señor Dieterich y el de Marx? ¿Cómo es posible que lances tu más terrible epíteto contra este humilde asesor de Chávez, que tan sólo trata de ganarse unos riales, sin darte cuenta o sin terminar de aceptar lo que estás a punto de aceptar: ¡que Marx era tan bolsa como tú dices que es Dieterich!?


Y te digo que estás a punto de aceptar que Marx fue un zonzo, porque en ese editorial está ya una idea que no estaba en tu último libro. Ahora te atreves a decir que "Dieterich no llegó a las páginas de El Capital donde Marx se estrelló contra el proceso mediante el cual el valor de una mercancía (que atribuía a la cantidad de trabajo incorporada en ella) se convierte en precio". ¡Bravo! Pero aún así te equivocas, porque El Capital se pulveriza por completo con esa idea gafa según la cual el valor de un bien tiene algo que ver con el trabajo. No puede ser hermano, que un candidato presidencial cuyo mayor mérito es su indudable superioridad intelectual sobre Chávez se lance a una campaña electoral avalando estas pendejadas. ¡Es decir, al mismo nivel de tu contrincante!


Ni puedes pretender que nuestra masa pensante te dé créditos, si sigues sosteniendo ideas como estas: "Dieterich habría sido colocado por Marx en la galería de aquellos que denominaba socialistas utópicos, almas generosas que predicaban fantasías inviables. Aunque, dicho sea de paso, lo que después se hizo en nombre de Marx resultó absolutamente fantasioso e inviable".


No pegaste ni una Catire: 1) Marx se murió creyendo que frente a los socialistas utópicos, él era un socialista científico. Tremenda autocoba onanismo. El era exactamente eso, un iluso, un "alma generosa que predicaba fantasías inviables". Y 2) lo esencial Petkoff, no fue que Stalin, Lenin, Mao y Castro, asesinaron a millones de gentes para imponer el castrocomunismo "en nombre de Marx", no fue que distorsionaron o malinterpretaron su pensamiento, es que una sociedad absolutamente inviable como esa no puede implantarse sino asesinando gente.


Posdata: Yo sé bien que el marxismo es un tema muy puntual y que no puedo medir por él el nivel de actualización intelectual con el que vas a enfrentar este, tu último reto. Pero de algo te servirá el poder ir al fondo de la ideología ilusa que destruye la mente de tu contrincante. Saludos afectuosos.

Descarga de Klaus Meyer a las 2:24 p. m.


© Copyright 2005. NmdTeo. Todos los derechos reservados