<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11831251\x26blogName\x3d%C2%A1No+me+digas,+Teodoro!\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_VE\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://nomedigasteodoro.blogspot.com/\x26vt\x3d7523599125756527251', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
¡No me digas, Teodoro!
Una bitácora dirigida a desentrañar si los editoriales de Teodoro Petkoff en el diario TalCual son de una forzada objetividad, de un cinismo descarado o sencillamente son una guachafita

martes, marzo 07, 2006

Pues si, en plena campaña

En su editorial de hoy (ver más abajo) Teodoro Petkoff se lanza una breve descripción comparativa entre Venezuela y Corea del Sur, que no tiene ninguna razón aparente.


"Salir del barranco" mediante el análisis de experiencias exitosas está bien pero, ¿a qué viene la comparación? Quizá el último párrafo del editorial nos dé una pista:


Un viaje a Sur Corea sirve para reafirmar la convicción de que si otros pudieron tomar la vía del desarrollo, ella está también a nuestro alcance. Pero para eso, necesitamos, ante todo, un sentido de propósito nacional, un gran acuerdo que ponga en tensión todas nuestras fuerzas, y saque partido de todas nuestras inmensas posibilidades.



Es decir, se trata de una propuesta electoral del precandidato Petkoff, un vistazo de sus ofrecimientos.


En todo caso, más allá de considerar esta propuesta, es mejor saber si Teodoro ha entendido realmente por qué Corea del Sur se "desarrollo" y Venezuela, no. Para ello podemos ver el "Índice de Libertad Económica" que publica anualmente la Heritage Foundation:






































.COREA DEL SUR (PDF)VENEZUELA (PDF)
CRITERIOS..
POLÍTICA COMERCIALPuntaje: 3,5 (nivel alto de proteccionismo)Puntaje: 4 (nivel alto de proteccionismo)
CARGA IMPOSITIVA DE GOBIERNOPuntaje final: 3,3 (costo gubernamental moderadoPuntaje final: 4,1 (costo gubernamental alto)
INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO EN LA ECONOMÍAPuntaje: 2,5 (nivel moderado)Puntaje: 3,5 (nivel alto)
POLÍTICA MONETARIAPuntaje: 2?Estable (nivel bajo de inflación)Puntaje: 5 (nivel muy alto de inflación)
FLUJOS DE CAPITAL E INVERSIÓN EXTRANJERAPuntaje: 2 (barreras bajas)Puntaje: 5(barreras muy altas)
ACTIVIDAD BANCARIA Y FINANCIERAPuntaje: 3 (nivel moderado de restricciones)Puntaje: 4 (nivel alto de restricciones)
SALARIOS Y PRECIOSPuntaje: 2?Estable (nivel bajo de intervenciónPuntaje: 4 (nivel alto de intervención)
DERECHOS DE PROPIEDADPuntaje: 2?Estable (nivel alto de protección)Puntaje: 4 (nivel bajo de protección)
REGULACIONESPuntaje: 3 (nivel moderado)Puntaje: 4 (nivel alto)
MERCADO INFORMALPuntaje: 3 (nivel moderado de actividad)Puntaje: 4 (nivel alto de actividad)

Como puede verse, en Sur Corea los índices de intromisión del Estado son menores que en Venezuela y no hace falta consultar los índices de otros países para ver que a menor intervención mayor bienestar económico.




Salir del barranco
Teodoro Petkoff
Tal Cual



En 1950 Corea del Sur tenía un ingreso per cápita que no llegaba a 100 dólares anuales.


Para la época el nuestro era de unos 3.000. Hoy el ingreso por cabeza del país asiático llega a 15.000 dólares y nosotros andamos, si excluimos estos años de ingresos petroleros extraordinarios, más o menos por la misma cifra de hace medio siglo. Desde entonces, Corea, que debió superar las consecuencias de la devastadora guerra de tres años que opuso a sus dos mitades, después que la del Norte invadió a la del Sur, opera hoy en el escenario económico mundial como una de sus pequeñas potencias.


Sin petróleo, sin hierro, sin bauxita, posee una industria pesada naval de punta, de donde salen los barcos más grandes que navegan por los mares; su industria automovilística es de nivel mundial y vehículos coreanos circulan por todas las carreteras del mundo; la electrónica de ese país se cuenta entre las primeras del planeta. Por cierto, Corea del Sur destina el 3% de su PIB a la investigación científica y tecnológica.


He allí uno de los secretos del éxito. La impresionante infraestructura vial (puertos, aeropuertos, carreteras, autopistas, ferrocarriles) y los millones de viviendas construidas a un ritmo anual alucinante, hablan de la dinámica vitalidad del país, donde los niveles de pobreza también se cuentan entre los más bajos del mundo. ¿Cómo lo hicieron? No es este el lugar para un estudio a fondo ni es nuestro propósito discutir las contingencias políticas que el país vivió. De hecho, la vida democrática es más bien reciente y los sesenta, setenta y ochenta estuvieron cubiertos por regímenes militares dictatoriales.


Pero, más allá de esta circunstancia negativa, que no es poca cosa, interesa señalar una suerte de sentido de país, de propósito nacional, que dio continuidad a lo largo de décadas a una política económica a partir de un Estado fuerte, un Estado rector, que definió los grandes fines nacionales y estableció los medios para alcanzarlos, estimulando a lo que con el paso de los años se transformó en un poderoso sector privado ?orientado, por una política de Estado, hacia el mercado mundial. Sur Corea aceptó el desafío de la globalización y le ha hecho frente con particular éxito. ¿Problemas? Sin duda los hay.


Pero, el contraste entre lo que ocurrió en ese pequeño país asiático, con menos del doble de nuestra población, y lo que ha pasado en el nuestro, en el último medio siglo, es demasiado estremecedor como para no suscitar una reflexión a fondo sobre nosotros mismos. Sobre todo ahora, cuando nuevamente el país, inundado con recursos financieros inimaginables, va rumbo a perder otra vez una oportunidad de salir del atraso, de la pobreza, de la minusvalía.


Un viaje a Sur Corea sirve para reafirmar la convicción de que si otros pudieron tomar la vía del desarrollo, ella está también a nuestro alcance. Pero para eso, necesitamos, ante todo, un sentido de propósito nacional, un gran acuerdo que ponga en tensión todas nuestras fuerzas, y saque partido de todas nuestras inmensas posibilidades.

Descarga de Klaus Meyer a las 2:30 p. m.

2 Retruques:

Anonymous LuisCarlos dijo...

Entré para decirte que hoy conocí a un grupo llamado Proteo.... incluso Prometeo, para matizar la cosa.
Es comiquísimo porque hacen foros proyectando de una vez escenarios electorales y de gobierno con teo en el poder.
Nada, para que sepas que mientras vos pensás por acá... hay otros del otro lado empujando para que se lance al ruedo.

6:52 p. m.  
Blogger Klaus Meyer dijo...

Luis Carlos, hasta el gobierno (o parte de él) tienen esos escenarios. Es que Teodoro ya está lanzado, sólo se está creando espectativa.

Saludos.

8:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home


© Copyright 2005. NmdTeo. Todos los derechos reservados